El Género y el condicionamiento social

Hay una serie de aspectos de nuestro organismo que no podemos modificar a nuestro gusto y parecer, es decir, son como son: los latidos del corazón, los reflejos, los movimientos de mis pulmones, etc. En cambio, el cómo vivimos y nos comportamos pasa por una serie de filtros de comprensión, interpretación, valoración, de cómo creemos que es el mundo y cómo debemos ser nosotros.

La masculinidad y la feminidad son aspectos que han condicionado a las identidades de las personas. Somos “iniciados/as” desde muy pequeños/as en patrones de lo que es ser hombre o mujer, incluso hemos llegado a emplear los avances científicos para que esa “construcción social” comience antes de nacer.

Cuando ya enterados del “equipamiento” que trae el nuevo ser, empezamos a hablarle y llamarle de “princesa” o “campeón”, elegimos los colores que habrá de tener su habitación, las texturas, el arte que rodeará esos ojos que se abren a la vida. Se elegirá la ropa que ha de usar, qué nutrición le conviene más, los ejercicios y entretenimientos que son “adecuados” y, así, un largo etcétera que no termina sino cuando morimos. Hasta nuestro ataúd será elegido con un toque masculino o femenino.

Ese condicionamiento social, que hoy llamamos “género”, es lo que ha influido en que un colectivo humano que equivale a la mitad de la población, tenga más o menos oportunidades en la vida, asuma más obligaciones respecto de la vida doméstica, tenga ocupaciones diferentes. Para romper con ese condicionamiento, vea nuestra sección consejos para la igualdad efectiva ¡Cuánto antes mejor!.

Anuncios

25 de Noviembre de 2015

¡Bienvenidas y bienvenidos!

Dicen que la vida está llena de coincidencias y, en lo que a mí respecta, estoy aquí para confirmarlo.

En una efemérides como la de hoy 25 de Noviembre de 2015: “Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer”  tengo la gran satisfacción de poner en marcha mi blog personal. Leer más “25 de Noviembre de 2015”