BR-EXIT! No more EU for UK?

El divorcio de una pareja, la separación total de dos seres humanos que en algún momento de su vida y madurez, decidieron unirse porque se amaban, compartían sueños, pensaban en la felicidad y plenitud conjunta o, incluso por intereses calculados y fríos, no son decisiones sin consecuencias y efectos colaterales.

En el plano individual, cuando alguien decide “separarse”, “divorciarse”, es porque ha ponderado que su vida será mejor sin la otra parte. Las motivaciones para esta decisión pueden ser variopintas desde elegir lo mejor para nuestro “ego”, porque lo reclama nuestra individualidad, porque lo necesitamos para ejercer nuestra libertad, la posibilidad de vivir otra relación, o desarrollar un proyecto de vida alternativo. Otras tantas razones se asociarán al hartazgo de una relación tóxica, abusiva, incómoda, absorbente, violenta, que explota, coarta, reduce, amenaza, ridiculiza y así un largo etcétera.

Tenga las razones que tenga, la separación no se da automáticamente.

Lo saben los expertos en divorcios y separaciones, que saben además que será más complicado cuántos más años se haya compartido, más bienes se haya adquirido en conjunto y más prole se haya traído a este mundo.

De otro lado, cuando se habló de hacer un referéndum en Reino Unido o United Kingdom para que se escuche la voz del pueblo, para saber si R.U. continuaría con la U.E. o tomaría su propio camino, debo confesar, que fui una de esas personas que no pensaron que esto llegara a donde ha llegado, es decir, que ganando el sí, quede ESTUPEFACTA media humanidad y con ANSIAS DE + EXIT, la otra mitad.

¿Qué le ha significado la Unión Europea a Reino Unido? ¿Ha sido tan malo el balance de esta relación? Creo firmemente que no.

Basta saber que al día siguiente de las votaciones, los resultados provocaron un tsunami de efectos: Financieros: golpearon sin misericordia a la “Libra Esterlina” una de sus mayores fortalezas, Sociales: reflejaron a esa parte de la población que vive en la umbra y en la penumbra y no bajo las luces de las zonas cosmopolitas, Económicos: porque no han sido capaces de adaptarse y rechazan las nuevas condiciones económicas; Políticos: concretaron una ineficacia colosal a la hora de dar argumentos a favor de permanecer en la UE y sobre todo a la hora de desmontar las falaces afirmaciones usadas para la salida de RU de la UE. Tampoco se puede soslayar que los problemas se extienden desde Escocia, Gales e Irlanda que amenazan con Des-unir, con matices, el RU.

Boris Johnson y Nigel Farage, los abanderados del BREXIT, aparte de ser de derecha, comparten el haber nacido en 1964, el Año del Dragón, con diferencia de poco más de un par de meses. Este par de políticos ha fungido de abogados expertos en divorcios y cuando han tenido encima una reacción en cadena han cedido ante la presión de lo que han creado.

Se acusa a quienes votaron a favor del BR-EXIT, por ser poco informados, por no conocer los temas en profundidad, por actuar bajo el influjo del miedo, la rabia, el racismo.

Si por lo menos hubieran leído al Dragón Horóscopo 2016Horóscopo Chino del Dragón que predijo para Jonhnson y Farage en este alborotado año “…debes escuchar tu voz interior para lograr el éxito. Tus actitudes fluctúan entre fuertes enfoques en tus objetivos y una tendencia a huirle a tomar responsabilidades o, “Dragón, no tengas miedo de ocupar puestos de trabajo difíciles. Reflexiona bien antes de tomar decisiones importantes. Debes tener una visión completa de las cosas y poner todo en orden antes de comenzar un nuevo proyecto. No debes ignorar las nuevas oportunidades, pero hay que tener claro el método de ejecución”, tal vez no estaríamos en este trance. Si por lo menos hubiera primado el famoso “common sense” británico que admirábamos y emulábamos.

Sea como fuere, del supuesto “unhappy marriage” hemos pasado de golpe y porrazo al “terrific divorce” y ya veremos en los meses siguientes que con estas cosas no se juega e improvisa, que eso solo cabe en Hogwarts. Ahora sí cabe decir God save the UK, for God’s Sake!

Anuncios