¿Hasta dónde se ejerce el “seguimiento” y “control” a mujeres activistas?

Hace unos días, se retomó una noticia que a fines de noviembre del año pasado, pasó casi inadvertida en España y en Europa continental. La proximidad de la cita electoral del 20-D, los efectos del atentado de París de 13-N, entre otros temas sonados, secuestraron nuestra atención de tal manera, que algo que sucedió en Inglaterra, no mereció la suficiente difusión y el respectivo análisis.

El viernes 20 de noviembre de 2015 los medios de comunicación ingleses difundieron el “perdón público” que pedía la famosa e influyente Scotland Yard a mujeres activistas vinculadas a grupos de presión ambientalista. La disculpa acompañada de varios cientos de miles de libras esterlinas pretendía reparar el “daño” ocasionado a quienes siguieron y controlaron con medios inadmisibles.

El diario The Independent tituló: “Scotland Yard apologises to seven women over ‘abusive and manipulative’ relationships with undercover police”, The Telegraph abría portada con Scotland Yard’s multi-million pound apology to seven women deceived into relationships with officers”. En síntesis, se emplearon medios manipulativos y abusivos para saber qué planeaban hacer mujeres activistas en temas medioambientales.

Agentes encubiertos de Scotland Yard se acercaron a esas mujeres fingiendo interés sentimental, al punto que algunas estaban tan seguras de vivir una relación de pareja sana y duradera que tuvieron hijos y asumieron otras obligaciones. Ignoraban que “ellos” solo usaban una tapadera y que tenían otras identidades, familias y descendencia, que solo se acercaron a ellas para obtener información.

¿Puede haber algo que vincule más a las personas que compartir la vida cotidiana,el lecho, las responsabilidades parentales? No es desatinado pensar que se han empleado métodos que se pensaron superados con la Caída del Muro de Berlín, que bien podrían dar trama a un best-seller o una película taquillera. Pero no, no es ficción.

Una conclusión que puede extraerse es que el tema de la presión medioambiental es algo que realmente preocupa al sistema capitalista que ve una amenaza creciente en el activismo, tan potente, que no se escatima en infiltrar agentes y se enfoca la atención en quienes suelen tomarse más en serio las relaciones de pareja. Se emplean métodos que se emplearon para infiltrarse en el corazón de la inteligencia enemiga.

Una advertencia que podemos extraer es que no hay límites para asegurar el orden actual y que las mujeres comprometidas en cambiarlo son blanco de seguimiento y control. Tal vez no se llegue a la situación descrita, o tal vez sí. A espabilar, que seguiremos gritando aunque chirríe, que seguiremos difundiendo la importancia de actuar, de difundir el cambio climático, el decrecimiento. Usando “su lenguaje”, estamos en DEFCON 2 con todas nuestras fuerzas listas para el despliegue.

Anuncios

Autor: careliamayorga

Doctora en Derecho y Ciencias Sociales. Experta en Género, Desarrollo y Derecho Constitucional.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s