La 4ª Revolución Industrial y la Igualdad de Género

Las Revoluciones Industriales anteriores dejaron mayor desigualdad social: En especial a partir de la 2ª Revolución se consolidó la desigual estructura de género que interactúa con el sistema económico capitalista. En este “post” planteamos el debate sobre lo que significará la 4ª Revolución, reclamando la Igualdad de Género como piedra angular.

Anuncios
4th-industrial-revolution1
Gráfico: Cuatro Revoluciones Industriales

¿Qué nos depara el futuro? La 4ª Revolución Industrial y la Igualdad de Género

La humanidad ha pasado por muchas etapas desde que es humanidad.

Nuestros antepasados marcaron un antes y un después con el uso del fuego y la implantación de la agricultura: Sus vidas cambiaron para siempre. El sedentarismo, nos dejó tiempo y energías para replantearnos la vida social, costumbres, usos culturales. Signo de esa “evolución” lo registraron civilizaciones antiguas.

Uno de los elementos que ha definido períodos históricos es la relación que entablamos entre nosotros y con los recursos naturales, el cómo los usamos para satisfacer nuestras necesidades, desde las más elementales a las más sofisticadas.

La invención de la máquina de vapor (1ª revolución industrial), de la electricidad y consecuente aumento de la producción (2ª revolución industrial) y de la electrónica, informática y manejo de la información (3a revolución industrial) modificó las relaciones sociales y políticas, el modo de producción de bienes y servicios. Se dice que desde mediados del siglo XVIII la vida no había cambiado tanto desde el neolítico (para tener una idea de lo que implicó ese paso gigantesco).

¿Todas esas “revoluciones” qué le dejaron a la humanidad? Especialmente, a partir de la 2ª revolución industrial, la desigualdad social ha ido a más y dentro de ella, la desigualdad de género. El modelo androcéntrico se consolidó y adaptó una y otra vez.

En el umbral de la 4a Revolución Industrial, Revolución Digital, el proceso de cambio “nos absorbe”, es y será más intenso a todo lo vivido, a todo lo experimentado. La inteligencia artificial, la robótica, el manejo de la información, vehículos autónomos, nanotecnología, etc. impactará en nuestras relaciones humanas, en nuestra biología, en nuestro pensamiento, transformará los sistemas de producción, dirección, la política, las leyes. Se dice no solo impactará en lo que hacemos sino en lo que somos.

El Foro Económico Mundial de 2016 ha reconocido que los procesos por los que pasará la humanidad ni siquiera son imaginables: Todo cambiará. Será distinto nuestro modo de vida, de trabajar, de relacionarnos.

En el abanico de expectativas, con optimismo, se piensa que la inteligencia artificial, los robots, nos dejarán más libres para dedicarnos a “otras tareas”. Con pesimismo se cree que los automatismos inteligentes nos desplazarán, hasta no sentirnos útiles, vivos, necesarios.

Ya podemos ir echando la quiniela sobre lo que se viene. Lo que es claro e irrebatible es que esta vez todos los seres humanos tendríamos que hacer frente a los retos, desafíos, bondades y amenazas de la 4ª Revolución Industrial… empezando por la Igualdad de Género.

DAVOS y presencia femenina.

Cada año, durante Enero o Febrero, protagonistas de renombre, jefes de Estado, poderosos ejecutivos, conocidos pensadores, investigadores de prestigio e inclusive líderes sindicalistas pagan (en su mayor parte) cerca de 30.000 dólares americanos para acudir a la cita en esta pequeña estación invernal.

El Foro de Davos, conocido oficialmente como Foro Económico Mundial, celebra este año su sesión número 46 a partir del 20 de enero. La poderosa asociación de gobiernos, empresas, intelectuales y otros líderes de la sociedad civil se reúnen para mejorar el estado del mundo…

¿Qué se hace en Davos? “Escuchar” (las últimas propuestas “la nueva Gran Idea”) y “relacionarse” (tejer una red de contactos que los mantenga en un sitial preferencial a la hora de representar, negociar o hacer valer sus intereses).

Las mujeres que acudirán por vez primera, son: Kemi Adeosun, Ministra de Finanzas de Nigeria, Fabiola Gianotti, Directora General del CERN, Dalia Grybauskaitė, la primera presidenta mujer de Lituania, Erna Solberg, la Primera Ministra de Noruega y la primera mujer en administrar una compañía mundial de coches General Motors Mary Barra.

También estará Amira Yahyaoui, activista tunecina de derechos humanos, Sharan Burrow, Secretaria General de la Confederación Internacional de Sindicatos, que se ocupará del tema de la Cuarta Revolución Industrial. Repiten en Davos Sheryl Sandberg, Jefa de la Oficina de Operaciones de Facebook y Christine Lagarde, lider del Fondo Monetario Internacional, entre otras 500 reconocidas mujeres líderes de la vida pública.

En el estricto mundo de negocios estarán Inga Beale, del mercado de seguros de Lloyd’s Londres, posicionada como la primera mujer en liderar la lista de ejecutivas LGTB. Se aúnan Meg Whitman, directiva de tecnología del gigante Hewlett Packard Enterprise; Zhang Xin, billonaria china que emergió de las zonas pobres de Beijing para co-fundar la compañía de bienes raíces SOHO China y, Chanda Kochhar, con ganancias que sobrepasan los $125 billones de dólares del banco privado más grande de India, el ICICI Bank.

Mujeres influyentes en Economía incluyen a Elvira Nabiullina, primera mujer en asumir el rol de Gobernadora del Banco de Rusia y, Hélène Rey, reconocida como “la próxima Piketty” (en alusión al influyente economista francés).

Este año para contribuir a cerrar la brecha de género que aceptan existe y que han graficado en un diamante sumamente interesante (cuya imagen incluyo) han subido la presencia femenina a 18% ¡Qué logro!… Con lo dicho “presencia femenina en Davos” existe, pero, alguien podría creer que aportará a la igualdad de género, a hacer frente a la relación perversa entre capitalismo y patriarcado que mantiene a las mujeres con una escasa cuota de poder político y bajos ingresos económicos: ¿Coincidencia? ¡Para nada!.

Democracia e Igualdad: De la Oligarquía a la Poliarquía.

Encontré un texto de Gemma Sala Capdevila en la Revista Española de Estudios Sociológicos, que aborda la Democracia y el análisis que de ella hace un autor emblemático en el tema como Robert A. Dahl (Autor de “La democracia y sus críticos”).

En la sección Crítica de Libros, del número 79 de 1997, Sala Capdevila hace una síntesis de algo que debiera ser parte nuestra, que debiera ocupar más nuestro tiempo y esfuerzos, porque de ella depende nuestra vida.

No es posible que hablemos de Democracia solo cuando hay procesos electorales. Porque con todos sus defectos y limitaciones nadie duda que es “el mejor proceso para alcanzar la toma de decisiones obligatorias colectivas” (p. 350, REIS, 79/97). Tampoco podemos perder de vista que quienes están detrás de esas decisiones, a quienes afectan esas decisiones, somos absolutamente todos y todas, votemos o no.

La Democracia tiene muchas cosas por mejorar pero no la metamos en el saco de la críticas vacías que solo nos conducen a la anarquía y afirmar que no estamos preparados para decidir, tomar parte, etc.

La Democracia se basa en el principio categórico de Igualdad. La democracia
fomenta y desarrolla ese principio. Se alimentan mutuamente. Son las dos caras de la misma moneda: La una no puede concretarse sin la otra.

De ahí que absolutamente todos/as debamos instar a quienes nos representan a tomar
decisiones acordes con nuestros intereses. El “criterio de inclusividad” es básico para superar el umbral entre oligarquía y poliarquía.

Para hablar claro, la democracia que tenemos es oligárquica, porque una vez obtenido el poder, se desprecia a quienes les han llevado a alcanzarlo. Esa “democracia” no mantiene relación con toda la población, por tanto, deja de tener como fin la justicia que debiera.

En las poliarquías -que es a donde debemos apuntar- el BIEN COMÚN lo determinan los grupos afectados por cada decisión concreta por medio de la transacción. “Cada grupo tiene un interés; cada interés tiene su ámbito; cada ámbito, su bien común propio” dice Sala.

Las poliarquías actualizan la Democracia y lo que debemos esperar de ella en estos tiempos.

¿No fue todo un cambio en la historia de la humanidad que se aceptara la Democracia como gobierno de la mayoría? Que, de ahí, pasáramos a aceptar ¿Que la Democracia es el gobierno de las mayorías con respeto a las minorías? Pues toca, ahora, dar el siguiente paso: LA DEMOCRACIA Y LA IGUALDAD SÍ ES COSA DE TOD@S no dejemos dudas ni espacio para otras interpretaciones.

No queremos Carbón

Imagino que muchos/as estamos tratando de vivir la magia del Día de Reyes, pero hemos encontrado hoy, que en vez de presentes y futuros venturosos, nos han dejado Carbón y no de dulce, como el que se entrega a los peques que no cumplieron con todos los cánones de conducta que sus padres les dictaron y/o pidieron.

Que los Catalanes puedan decir hoy NO VOLEM CARBÓ! parece apropiado cuando están a punto de cerrar una etapa de negociaciones estériles, de sueños independentistas que recuerdan que Carbonilla vigiló a los artífices de la desunión y quiso dejarles algo para que aprendan la lección (Como el carbón de las chimeneas que no faltaba nunca en ninguna casa).

En el plano Nacional, tampoco queremos carbón, ni dulce, ni en brasas como el que nos están ofreciendo algunos posibles acuerdos. La base del reclamo es que hemos cumplido nuestros deberes, hemos trabajado, hemos renunciado a muchas cosas en la expectativa de un mejor futuro que se tizna con cada instante que pasa y que esperamos sepan resolver quienes nos representan.

¡No queremos carbón! porque no sirve para nada, porque contamina y tizna y merecemos un presente que nos alegre la vida, que nos ayude a transitar por este mundo con ilusión, con solidaridad y unión.

Feliz Día de Reyes.