Preparándonos para elegir

Elegir a personas que nos representen es una tarea cada vez más difícil. En especial, si son quienes van a tomar las decisiones que influyan en nuestra vida y en la vida de nuestros seres queridos por un término vital que puede ser determinante y que puede significar la diferencia entre la realización o la frustración, la salud y la enfermedad, el progreso o el retroceso.

Cuando optamos por una u otra candidatura no estamos echando la moneda al aire, para ver si sale cara o cruz, cuando elegimos un candidato estamos comprometiendo nuestro futuro. Esto no es una exageración: Se compromete el futuro, porque lo que pase los siguientes cuatro años influirá en el resto de nuestros días, aún sin quererlo, o esforzándonos porque las cosas vayan de distinta manera.

Se dice que el aleteo de una mariposa puede provocar efectos en otro lado del mundo, cómo no va a influir que vayamos o dejemos de ir a votar en las próximas elecciones, cómo no va a influir que tomemos una u otra opción. 

Para votar necesitamos hacer un acto de memoria, sobre lo vivido, uno de objetividad sobre lo estamos pasando y uno de expectativa sobre lo que esperamos con buena voluntad que  suceda en nuestra vida y en nuestra sociedad.  

Os animo a ponerle ganas, leamos las propuestas de uno y otro, repasemos la realidad en diálogo abierto y sin prejuicios y que elijamos bien.

Anuncios

Autor: careliamayorga

Doctora en Derecho y Ciencias Sociales. Experta en Género, Desarrollo y Derecho Constitucional.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s